Rejuvenece Rápido Cada Una De Las Células del Cuerpo Humano

Desde sus inicios como investigador en la Universidad McMaster de Ontario, Canadá, el biólogo molecular Calvin B. Harley luchaba por entender la ley de Hayflick y buscaba ansioso el mecanismo de control tanto del número de divisiones celulares como el de la Senescencia.

Apreciando las habilidades de Carol Greider,  premio Nobel compartido en 1990 por el aislamiento de la telomerasa y el reconocimiento de su protección a los telómeros, logra un acercamiento con ella y se inicia una colaboración.

Así es como aunando conocimientos y experiencia llevan a cabo el estudio donde demuestran una alta correlación negativa entre la longitud de los telómeros de células de la piel de donantes jóvenes y viejos. La clara conclusión fue, a mayor edad el tamaño de los telómeros humanos en más reducido.

En 1993 Harley deja la universidad y decide entrar al mundo de la tecnología pero Corporativa entrando a formar parte de Geron, una compañía especializada en productos y servicios  Biotecnológicos localizada en Menlo Park, California

Ahí prosigue sus investigaciones y con Andrea Bodnar y otros colaboradores (1998),  demuestran el efecto protector de la telomerasa en dos tipos de células humanas, células epiteliales pigmentadas de la retina  y fibroblastos del prepucio, observando que las células tratadas mostraron telómeros elongados, se dividieron activamente y mostraron una reducción de B-galactosidasa.  Además, sus cariotipos fueron normales y excedieron su tiempo de vida en relación a las células control.

En 2009, se logra la síntesis de Cycloastragenol, un producto proveniente del Astragalo (Astragalus propinquus) una de las 50 hierbas fundamentales usadas en la medicina tradicional china, que demuestra activar la producción de telomerasa en las células y que es inmediatamente patentado.  Calvin Harley esta en el grupo de los inventores y la nombran TA-65.

En Septiembre de 2010, Harley y  colaboradores reportan los hallazgos de la acción del TA-65 como parte de un programa de mantenimiento de la salud que se inicio en 2007.

En una parte inicial del trabajo, los investigadores se enfocaron sobre la respuesta del sistema inmunitario observando  que muy bajos niveles de TA65 activaron la producción de telomerasa en keratinocitos, fibroblastos y leucocitos en un medio de cultivo.

Con el exitoso resultado de este trabajo la investigación se traslado directamente, por primera vez, a seres humanos.

Para tal efecto se creó un programa de mantenimiento de la salud que denominaron Pattonprotocol1.

El programa incluyo la administración de TA-65 a razón de 10-50 mg al día, un paquete integral de suplementos dietéticos y el asesoramiento médico con pruebas de laboratorio al inicio del estudio y cada 3-6 meses.

Los efectos más llamativos in vivo fueron la disminución del porcentaje de células citotóxicas senescentes y de leucocitos macrófagos.

En un subgrupo de sujetos se midió la distribución de longitud de los telómeros en los leucocitos al inicio del estudio y a los 12 meses.

Aunque la longitud media de los telómeros no aumento, hubo una reducción significante en el porcentaje de telómeros cortos.

Sobre todo, no se observaron efectos adversos atribuibles al protocolo en su totalidad. Con la rara excepción de 2 sujetos que incrementaron la ingestión diaria de la dosis hasta 100 mg, reportando signos de ansiedad.  Estos efectos desaparecieron cuando redujeron la dosis a 50 mg.

Además, No se observaron casos de cáncer ni enfermedad cardiovascular en los 260 sujetos tratados con el protocolo Patton1 durante todo el tiempo experimental hasta junio de 2010.

Las conclusiones de estos estudios indicaron que el protocolo alarga los telómeros críticamente cortos y remodela las proporciones relativas de leucocitos circulantes hacia un perfil juvenil.

Estos alentadores resultados hicieron que se planearan futuros ensayos controlados  para evaluar los efectos del TA-65,  Los cuales consecuentemente se llevaron a cabo.

Y así es como posteriormente, el primer producto de origen natural,  activador de la telomerasa,  para uso humano sale al mercado con ese mismo nombre, TA-65.

Habiendo transcurrido ya varios años de estos sucesos, actualmente se dispone de preparados que exceden las bondades de este activador de la telomerasa y que definitivamente rejuvenecen rápidamente todas las células del cuerpo humano con los consiguientes beneficios en el tiempo de vida, su salud y bienestar.

Anuncios

Acerca de rejuvenecerapido

El área de Rejuvenecimiento genético me apasiona, quiero hacer aportaciones tanto en esa área como en la de envejecimiento para crear conciencia publica de una necesidad mas creciente de mejoramiento de hábitos, mejora en la nutrición, salud y bienestar promoviendo todas los principios y técnicas disponibles.
Esta entrada fue publicada en Telomeros y Telomerasa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s